Yo soy yo. Tú eres tú.

 

“Qué tengo que hacer para que me quieras”…“No seas así”…“Siento que no soy suficiente para ti”…“Parece que nunca acierto contigo”…“Deberías hacerlo si me quieres”…”Sin ti no puedo vivir”.

 

Hoy quiero compartir un poema del maestro Fritz Perls, que fue un médico neuropsiquiatra y psicoanalista muy destacado por crear, junto a su esposa Laura Posner, la Terapia Gestalt.

 

El poema hace hincapié en la aceptación de uno mismo y del otro tal como es, es un reflejo de autenticidad, autoestima e identidad propia, que refleja la esencia de las relaciones de pareja, de amistad, de trabajo, etc.

 

Existe por supuesto la parte de la interrelación, de cómo uno afecta al otro y viceversa, y del enriquecimiento de ello. Si sólo estoy pendiente de mí me pierdo en mí mismo, y si sólo estoy pendiente del otro me pierdo en él y me descuido, pero se puede crear un “nosotros” donde yo sea “yo contigo” y tú seas “tú conmigo” (como menciona Carmen Vázquez). 

 

Yo soy yo. Tú eres tú

Yo soy yo.

Tú eres tú.

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas.

Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres tú.

Yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

será maravilloso.

Si no, no puede remediarse.

Falto de amor a mí mismo

cuando en el intento de complacerte me traiciono.

Falto de amor a ti

cuando intento que seas como yo quiero,

en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres tú y yo soy yo.