Paremiologia-La sabiduria de los refranes

La paremiología estudia los refranes, proverbios y demás enunciados que intentan transmitir algún conocimiento tradicional, basado en la experiencia, que se ha acumulado a través de cientos de años de historia. El refranero es como la voz de la gente, refleja su pensamiento, la sabiduría popular.

Hoy quiero compartir algunos refranes no demasiado conocidos, enlazándolos con viñetas inspiradas en situaciones dadas en terapia, para así fomentar la reflexión.

 

“Me esfuerzo por resultarle interesante, por parecerle sociable y graciosa, pero no me sale natural, porque yo no soy realmente tan así.”

Refrán: Si me quiere, con esta cara; si no, vaya. Es importante que quien esté a nuestro lado nos conozca y acepte tal como somos, y si no, tal vez no queramos tener a esa persona cerca.

 

“No me gusta que mi madre me conteste así, lo que necesito ahora es que me apoye, pero cómo voy a decirle eso, debería salir de ella.”

Refrán: A quien no habla, ni Dios le oye. Si no expresamos nuestros deseos o necesidades, los demás no van a conocerlos.

 

“No estoy bien con él, siempre está de mal humor, me hace muchos reproches, nunca quiere que hagamos cosas juntos, por más que le insisto no pone de su parte, son muchos años así, la rutina, el malestar, pero me da miedo dejarlo porque llevamos desde el instituto juntos.”

Refrán: Aunque duela, salga la muela. En ocasiones es preferible sufrir un dolor fuerte pero breve, con el objetivo de evitar otro de mayor duración.

 

“Me parece insoportable tener que cambiar ahora de casa porque nos han subido el precio del alquiler, es horrible tener que empezar ahora a hacer una mudanza cuando estábamos ya tan adaptados e integrados en este barrio.”

Refrán: No hay mayor mal que el descontento de cada cual. El grado de malestar que nos genera un suceso a veces también depende de la interpretación que hagamos de ello.

 

“Estoy muy triste, no quiero salir de casa porque no voy a disfrutar como siempre, quedar con estos amigos ahora es no estar al 100% bromeando, hablando y bailando, sería más bien como estar al 30%.”

Refrán: Mejor es pan duro que ninguno. A veces cuando estamos muy tristes no nos apetece salir de casa, necesitamos estar solos. Pero tras unos días, es importante empezar a hacer cosas aunque no las disfrutemos del todo como antes, no esperar a estar perfectos para hacerlas. La tristeza se vive diferente entre cuatro paredes que al aire libre acompañados.

 

“No sé cómo decirle que no quiero darle mis apuntes de la oposición, siempre hace lo mismo, pero es que no quiero parecer malo o egoísta.”

Refrán: Haceos miel y os comerán las moscas. Si no ponemos límites a los demás, queriendo quedar siempre bien y buscando su aceptación, pueden aprovecharse y hacernos daño. La responsabilidad también es nuestra.

 

 “Mi ex-pareja me fue infiel, sufrí mucho al enterarme. Y ahora con mi nueva pareja en cuanto veo que está un rato con el móvil siento miedo y desconfianza.”

Refrán: Al espantado, la sombra le espanta. Cuando sufrimos una situación dolorosa, tememos que se repita, y estamos alerta a todos los detalles que nos hacen recordar lo que vivimos para intentar evitarlo. Pero en la vida no todo se puede controlar, y estar siempre alerta nos hace más revivir el pasado que vivir el presente.