Tengo crisis de ansiedad ¿qué hago?

 

Sufrir una crisis de ansiedad es una experiencia muy desagradable y genera mucho miedo, uno siente que ha perdido el control de su cuerpo, los síntomas son fuertes y creemos que algo malo nos va a pasar, pero es importante que tengamos claro que la ansiedad por sí misma no puede provocarnos un infarto, asfixia, derrame cerebral, locura ni muerte, que es lo que solemos temer.

 

 

¿Qué es? Definición de crisis de ansiedad o ataque de pánico y síntomas

La crisis de ansiedad es una respuesta repentina de miedo, generalmente notamos que el corazón nos late muy rápido o a sacudidas, que nos falta el aire, a veces sentimos sudor, temblor o escalofríos, náuseas, inestabilidad y mareo, sensación de irrealidad…Y muchas veces no sabemos relacionarlo con nada concreto, sino que aparece de manera repentina en una situación en principio inocua. Por eso tendemos a evitar situaciones parecidas para intentar que no nos vuelva a pasar. 

 

¿Cómo se produce y por qué? Entender el proceso de la crisis de ansiedad

Lo que ocurre es que algo nos está dando miedo pero no lo estamos reconociendo. El cuerpo reacciona igual que si tuviéramos por ejemplo un perro furioso corriendo hacia nosotros, nos va a preparar para afrontar la situación que nos genera miedo o bien luchando o huyendo (o quedándonos paralizados que a veces es la mejor opción), y ponernos a salvo. Es decir, la respiración se acelera para llevar oxígeno a la sangre, el corazón late más rápido para bombear sangre a los músculos, las pupilas se dilatan para ampliar la visión, la digestión se bloquea para no consumir energía, etc. Esta reacción no es dañina, está diseñada para ayudarnos. Pero como no hay nada que estemos viendo a nuestro alrededor que sea una amenaza a nuestra vida, no luchamos ni huimos, toda la energía llevada a los músculos no la utilizamos. El cuerpo entonces tiene que compensar todo el proceso y parar la entrada de oxígeno que produjo la hiperventilación (por lo que sentiremos que nos cuesta respirar, pero realmente tenemos exceso de oxígeno), habrá sensación de mareo y de irrealidad por la cantidad de oxígeno en el cerebro, temblor en los músculos tras la tensión, etc. 

 

¿Qué puedo hacer? Intervención en las crisis de ansiedad

Si es la primera vez que ocurre y ha sido de forma inesperada, es recomendable ir al médico para que tras hacernos algunas pruebas confirme que es una crisis de ansiedad.

Y es importante acudir a un psicólogo para trabajar en dos líneas:

  • Primero es necesario que entendamos cómo se produce la crisis, que nos enseñen a controlarlas a través de técnicas efectivas de respiración, y llevar a cabo métodos que nos ayuden a relajarnos. Esto nos devuelve la sensación de control sobre lo que nos ocurre, y podremos irnos exponiendo a las situaciones que evitamos.
  • Y paralelamente es preciso analizar qué es lo que nos genera ansiedad, que nos ayuden a darnos cuenta de qué hay en nuestra vida actualmente que nos está desbordando y ver cómo afrontarlo. En ocasiones ante situaciones difíciles tendemos a restarles importancia, a seguir adelante sin mirarlas porque son dolorosas, pero la ansiedad nos avisa de que hay algo que nos afecta y que tenemos que abordarlo. El psicólogo nos ayudará en el proceso.